martes, 18 de junio de 2013

¿LACTANCIA POR DECRETO?





La lactancia materna, como ya sabemos, supone una serie de ventajas para el desarrollo del bebé; aparte de crear un vínculo especial con la madre, previene una serie de enfermedades crónicas, alergias, problemas intestinales, etc. Numerosos estudios apoyan la lactancia materna y actualmente incluso se habilitan salas de lactancia en empresas y centros oficiales para apoyar este tipo de alimentación.

Sin embargo, la lactancia debe ser un acto voluntario, y la madre debe estar convencida de la alimentación que quiere dar a su bebé. ¿Se puede obligar a una mujer a dar el pecho hasta los seis meses?


Hoy , en Venezuela, la Comisión Permanente de Familia de la Asamblea Nacional discutirá el proyecto de reforma de Ley de Promoción y Protección a la Lactancia Materna. 
El proyecto de ley del socialismo bolivariano de Nicolás Maduro pretende prohibir "la promoción y publicidad de fórmulas lácteas adaptadas para niños y niñas, así como de teteros, tetinas y chupones y demás productos designados, en todos los medios de comunicación y demás medios publicitarios con accesibilidad den el territorio nacional". 
Contempla también la "prohibición expresa de dar a las niñas y niños lactantes menores de seis meses de edad, bebidas o alimentos distintos a la leche materna, salvo en caso de indicación médica especial", así como sanciones a los médicos que contravengan estas órdenes, que pueden llegar hasta los 50000$

A mi modo de ver, este tipo de acciones que convierten en leyes asuntos tan personales no tienen razón de ser, y me parece más una forma de tapar los grandes problemas de escasez de todo tipo de productos que existe en Venezuela, donde hay unos dirigentes que anteponen su rechazo a las empresas multinacionales al bienestar de su pueblo.

Por otra parte, en la lactancia pueden darse muchos problemas que no sean necesariamente médicos. Hay bebés que pasado un tiempo rechazan el pecho, hay madres a las que les resulta desagradable y doloroso el acto de dar el pecho y cada toma se convierte en un sufrimiento que lo que produce es un rechazo al bebé, hay madres que tienen leche que no es lo suficientemente nutritiva para que el bebé gane peso...¿debe un gobierno legislar sobre esto u más bien son los padres los que deben decidir lo que es mejor para sus hijos?

¡Ahí os dejo la pregunta!